El verano de 2020 en París será uno para recordar en los libros de historia.  Será recordado como el verano de las máscaras y los desinfectantes para manos, así como uno de los más tranquilos en décadas, con un número dramáticamente reducido de turistas.

Sin embargo, a pesar de que se observan muchos cambios, en Paris, como la falta de colas de personas en los sitios turísticos emblemáticos de la ciudad, la pandemia de coronavirus no ha logrado detener el verano de París.

Durante los últimos 18 años, las “playas” de París, han sido el pilar del programa de verano de la ciudad y ha vuelto este año. Cada verano, París transforma parte de las orillas del Sena y el Bassin de la Villette, en un paraíso para los amantes de la playa con sus propias playas artificiales.

Al igual que en años anteriores, hay todo tipo de actividades repartidas en ambos sitios. Estos incluyen gimnasios al aire libre, conciertos, natación, botes de remo, y puestos de comida y bebida que prometen un respiro para los parisinos que no pueden escapar del calor sofocante de la ciudad.

Incluso hubo un cine flotante al aire libre para conmemorar la inauguración el 18 de julio. Los aficionados al cine pudieron subirse a uno de los 38 barcos eléctricos, cada uno con capacidad para seis personas del mismo círculo social.

Por supuesto todo se limpia y desinfecta sistemáticamente a intervalos regulares. También hay una capacidad reducida para visita sitios turísticos, como sucede para visitar la Torre Eiffel, que como la mayoría de los sitios, está trabajando principalmente a través de reservas en línea, asignando un intervalo de tiempo específico antes de todas las visitas.

Medidas para mantener a Paris segura.

Se han establecido controles estrictos, como el uso obligatorio de máscaras para mayores de 11 años, y hasta 30 puntos de control en el recorrido con desinfectante para las manos. Inicialmente, solo ofrecían acceso a los dos primeros niveles, pero el 15 de julio cambiaron para permitir el acceso a toda la torre, aunque solo fuera en ascensor.

Se tomaron medidas similares para visitar Versailles. Los visitantes son bienvenidos, pero debe reservar en línea con anticipación. También debe traer su propia máscara, ya que ninguna estará disponible en el sitio, así como seguir una ruta específica y mantenerse al menos a un metro de distancia.

Ha sido un esfuerzo conjunto entre las autoridades y la red de transporte, que ha implementado medidas de seguridad rigurosas para mantener un nivel de servicio suficiente y permitir tanto a turistas, como parisinos, trabajadores, comerciantes, amas de casa, cerrajeros, y usuarios en general,  moverse fácilmente por la ciudad, respetando los requisitos como el distanciamiento físico y el uso de máscaras.

La buena noticia para los visitantes y locales es que no ha reducido drásticamente la cantidad de eventos culturales en exhibición. En cambio, ha buscado formas de hacer que los eventos este verano sean seguros para el público, incluso si eso significa tener menos asistencia de lo normal.

Nuit aux Invalides ha sido uno de los grandes espectáculos de luces en París durante los últimos ocho años. Su regreso en 2020 había sido cuestionado, pero funciona todas las noches. Los visitantes deben usar máscaras y desinfectante de manos.

París sigue siendo un paraíso cultural, y a través de recorridos virtuales se continua mostrando su riqueza cultural.